LA CABALGATA AÉREA DE ALARILLA, GUADALAJARA, SE CELEBRARÁ SIN RESTRICCIONES

03.01.2023

Alarilla celebrará este año la peculiar Cabalgata de Reyes Magos, en la que sus majestades de Oriente y sus pajes volverán a lanzarse en ala delta y parapente desde el cerro de La Muela para volar hasta esta localidad, por primera vez sin restricciones desde que empezó la pandemia de covid-19.

Esta peculiar cabalgata, la única de sus características que se celebra en el mundo y que está declarada de Interés Turístico Regional y de Interés Turístico Provincial, volverá a celebrarse como es tradición en la tarde del 5 de enero.

"Tenemos mucha ilusión y ganas de volver a recuperar esta celebración que encanta a niños y mayores debido a su singularidad", ha asegurado a Efe Amelia Pérez, la presidenta de la Asociación Deportiva Cultural que organiza el evento junto al Ayuntamiento de Alarilla.

Pérez ha avanzado que los Reyes Magos acompañados de sus pajes volverán a lanzarse desde el cerro de La Muela, un enclave emblemático para todos los aficionados al parapente en España.

Los Reyes Magos bajarán hasta el pueblo volando en ala delta, mientras que sus pajes lo harán en parapapente, ha precisado Pérez, quien ha confiado en que la meteorología permita el desarrollo de la cabalgata, en que no haya lluvia, como ocurrió el año pasado, y en que haya "algo de viento para poder volar".

Será la trigésimo segunda edición de la cabalgata aérea de Alarilla, que debería haber sido la trigésimo tercera si no hubiera sido por la irrupción de la pandemia, que hizo que se suspendiera en 2021.

La tradición marca que los Reyes Magos desciendan en sus alas deltas iluminadas por ocho bengalas cada una, y acompañados de fuegos aterrizajes, para aterrizar en una explanada iluminada por una treintena de antorchas donde recibirán a los niños.

Este año se recuperan las celebraciones tras el descenso, con castañeras y la venta de tradicionales farolillos además de repartir chorizo y caldo entre los asistentes.

En este sentido, Amelia Pérez ha indicado que el pasado año no hubo estas actividades para evitar que hubiera concentraciones de personas, ya que según ha comentado, Alarilla es un pueblo pequeño con vecinos principalmente mayores y querían preservarlos de la ola de covid-19 que hubo el año pasado por estas fechas.

Asimismo, Pérez ha destacado: "Es un evento en el que participan todos los vecinos del pueblo y este año tenemos especial ilusión de volver a la rutina de todos los años y celebrarla para que la gente, en especial los niños, puedan disfrutar de ella".